Archivos para junio, 2011

Balance del “Presi”

Publicado: 14 junio, 2011 en Uncategorized

Dentro de muy poquitos días “Teatro Orballo” cumplirá sus primeros seis meses de vida, y la verdad es que a pesar de que es poco tiempo, considero que podemos hacer un buen balance: 1 obra estrenada, 2 obras en proyecto, más de 6500 visitas en el blog, 1 actuación contratada de HQDLA, más de 50 socios, 225 espectadores en nuestra primera obra, 1 proposición para un espectáculo… ¿qué más podemos pedir?

Aunque los “Orballitos” llevamos algunos años en el mundillo del teatro y las asociaciones, el proceso de cristalizar esta nueva aventura no fue fácil, creo que todos sentimos miedo en algún momento; un miedo al futuro, a lo que podría pasar. Pero el día de nuestra presentación oficial, ese miedo se fue por completo y nos invadió una gran ilusión que sigue latente a día de hoy.

Elena, Pablo, Fernanda, Fátima, Hugo, Lucía, Amador, Andrea y Guadalupe.

Después de estrenar “Hay que deshacer la casa” creo que aquello que nuevamente nos animó a hacer teatro arde con más fuerza en nuestro interior, y esto es algo que no se puede expresar con palabras por más que las busquemos.

Sinceramente, estoy más que contento de presidir esta asociación y orgullosísimo de cada uno de los “Orballitos” por la responsabilidad que están demostrando en esta nueva etapa. Cierto es que aún cometemos algún que otro fallito porque somos personas, pero son cosas sin importancia.

En estos seis meses que nos restan para cumplir un año, podréis ver al resto de miembros de la compañía en 2 obras diferentes, una, de la que ya habló Amador en su entrada -y de la que daremos más datos- y otra, que me está esperando en correos a que la vaya a recoger (en cuanto podamos desvelaremos título y reparto, pero avanzamos que es algo diferente).

Como dije al finalizar las actuaciones de HQDLC, nuestra máxima es ofrecer algo diferente, algo que nos permita ofrecer una faceta interpretativa que no hayáis visto en nosotros y otro tipo de teatro del que estamos acostumbrados a hacer y a ver, así que esperamos poder sorprenderos.

Gracias por estar ahí, estéis donde estéis, y permitidnos que podamos disfrutar día a día de esta pasión que nos une que es el TEATRO

Gracias.

Hugo Andrade – Presidente

La verdad es que, como en la entrada anterior, no es tan fácil elegir un papel que te gustaría interpretar, ya que la verdad, creo que a cualquier actor, y en particular a mí, le gustaría enfrentarse a todo lo que le pusieran delante, y realizar muchísimos papeles diferentes, sean más complejos o más sencillos, de hacer reír o llorar, etc.

Ahora mismo el papel que quiero representar es el que haré en nuestra próxima obra, “Dígaselo con Valium”, de José Luis Alonso de Santos, una obra cómica sobre como la aparición de dos familiares de dudosa reputación que escaparon de la cárcel romperán la monotonía de un matrimonio de clase alta, a través de las aventuras, persecuciones y la ruptura del orden establecido.

Portada Libro

Mi personaje, Jano, es un ejecutivo de una gran empresa casado con una mujer bellísima, pero un poco neurótica. Lo más importante para él es su empresa, su trabajo, por lo que el punto neurótica de la esposa se acentúa mucho más debido a que Jano no le hace ni el menor caso, ni con sus problemas ni nada, por lo que ella tiene que tratarse psicológicamente y con pastillas, para que la realidad que vive sea más llevadera.

Jano tampoco está muy bien de la cabeza, ya que no se da cuenta de que es “sonámbulo”, y por las noches, sin que se dé de cuenta, maltrate a su mujer violándola en la cama (o debajo de ella).

Me gusta este personaje por la complejidad que tiene, su doble personalidad. Aparentemente es un hombre que lo único que le importa es estar en lo más alto de una empresa, y quiere quedar bien con todos, pero luego, al llegar a casa, se olvida de su mujer. Y además tiene ese punto de loco, con sus cables en las cervicales que le relajan, y por las noches hace que la mujer le cumpla todos sus caprichos sexuales, hasta el punto de abusar de ella sexualmente.

Amador Padín – Vice Tesorero

A decir verdad, para esta actualización también tuve algo de lío, ya que se me venían a la cabeza unos cuantos papeles, pero al final me decidí por el que interpreta Lucía Regueiro en la serie gallega que se emite los domingos por la noche: “Libro de Familia”.

“Libro de familia” nace en el año 2005 y se trata de una serie en la que tres familias gallegas de distintos estactus sociales y que conviven en Santalla. Los Cabana, labradores de toda la vida y propietario de un ultramarinos; los Lamela, los típicos caciques que tienen cuentas pendientes con los Freire, la tercera familia, y que regresaron de la emigración después de hacerse ricos en Venezuela.

Los Cabana son una familia de 6 miembros: Sara y Manuel, (los padres); Maria, Pablo y Manuel (los hijos) y Cosme, padre de Manuel y el abuelo de los niños.

Lucía Regueiro interpreta el papel de María, una chica de unos 25 años que desde que era pequeña hizo siempre un poco lo que quiso, teniendo en cuenta que la serie se ambienta en los años 70 y que se trata de una mujer, no era lo mejor visto para una familia en aquella época. María estudió lo que quiso, educación infatil, fue la primera en irse a estudiar fuera de su pueblo y con lo cual tenía que vivir fuera de su casa, cosa que al principio el padre no estaba muy deacuerdo pero que al final ella consiguió y regrasó con su título debajo del brazo para dar clase en el humilde colegio que hay en el pueblo. Entre tanto vivó una historia de amor con el hijo del enemigo de su padre, Marcos, otro jarrón de agua fría para el padre pero que una vez más ella consiguió que todos lo aceptasen. Otra de las cosas que me gustó en la serie fue cuando ella entró al bar del pueblo con minifalda, pues por ser la época que es en las mujeres no está bien visto que vayan al bar con un chico y menos en minifalda, pero a ella le dio igual todo y entró.

Ahora mismo está trabajando como directora de un colegio en un pueblo de los “ricos” como la gente de Santalla llama por ejemplo a Santiago, pero en este caso es en Vilariz con lo que tiene que vivir sola en un piso y que tampoco le hace mucha gracia al padre pero no lo queda otra que asumirlo.

Y por qué me gusta el personaje de Lucía Regueiro, pues un poco por lo que acabo de decir, porque pese a la represeión que había en aquella época -sobre todo en las mujeres- ella siempre fue una mujer que le echó valor a todo y pese a lo que la gente pudiera decir, gustara o no lo que hacía, ella siempre hizo y hace lo que le apetece, y como se parece un poco a mi pues me encanta y me encantaría alguna vez llegar a hacer algo como lo que está haciendo en esta serie.

Fátima Pérez – Vicepresidenta

Por problemas técnicos no pudimos actualizar el blog a su debido tiempo, pero aquí estamos, para homenajear a nuestra querida Nandy por sus… ¿cuántos? ¡Bah! El número es lo de menos, lo que importa es que el pasado día 3 estuvo de cumpleaños y nosotros no podíamos dejar de felicitarla a través del blog (ya lo hicimos en persona, a través de sms, de facebook…).

Y es que… ¿que sería de nosotros sin Fer, Nandy, Mª Fernanda (para los documento oficiales), Fernanda o Fernandiniiii? Pues la verdad es que “Teatro Orballo” y todo lo que “Teatro Orballo” significa, tanto profesional como humanamente hablando, no sería lo mismo.

La niña se deja querer, nos hace reír (y sigue llorando de la risa con el chiste del “liftín telefónico” nueve años después), baila que da gusto, no se pierde un “Viernes” por nada del mundo, encima del escenario es toda una artista (demostrado quedó el fin de semana pasado) y lo más importante de todo es que siempre está “ahí”, sí… donde se le necesita.

Sabes que te “WIIIII LOVIAMOS” por la vidita y que esperamos poder seguir sorprendiéndote cada 3 de junio por muchos más años (en cuanto al 12 de mayo del 2012 ni que decir tiene que deberías asumir desde ya, que serás más que sorprendida, porque la que estamos preparando no es ni medio normal).

Mil besiños de tus “Amigüitos” y otro vídeo de regalo (hay que compensar el retraso de alguna manera) para que te sigas riendo mientras te acuerdas de nosotros.

Para mí: “La loca”

Publicado: 2 junio, 2011 en Uncategorized

Ha llegado el día de poner sobre la mesa el papel que me gustaría interpretar en un futuro, y la verdad es que no sé por qué presiento que a muchos les sorprenderá esta actualización mía.

Si soy sincera, creo que nunca tuve un personaje concreto en la mente, nunca pensé en un papel determinado, tal vez en parte porque como dijo Nandy en su entrada, pienso que siempre debemos darle una oportunidad a nuestro “siguiente papel”, sea el que sea.

Sin embargo, desde hace años (y muchos) tengo la ilusión de meterme en la piel de un tipo de personajes, de interpretar un carácter… resumiendo, me encantaría poder ser “la loca” de alguna obra de teatro.

¿Por qué? Pues bien, buena pregunta; trataré de dar respuesta. Si no me equivoco, estas ganas mías de ser “la loca” comenzaron cuando era una cría (posiblemente antes incluso de empezar a hacer teatro) y en uno de esos veranos “telenoveleros” en los que me pegaba frente al televisor después de comer, llegué a la conclusión de que ser “la loca” tenía que dar un juego interpretativo increíble.

Precisamente por ser tan pequeña no recuerdo qué telenovela en concreto me hizo pensar en esto, pero si la memoria no me falla, una de las actrices que me cautivó interpretando este papel fue Diana Quijano. A continuación os dejo un vídeo de la telenovela “La Revancha”, en el que interpreta a “Lucía Arciniegas”. Yo tengo la impresión de que esta mujer tuvo un papel similar (tal vez con más fuerza) en una telenovela anterior, pero como decía, mi memoria se resiente en este aspecto.

Otra “loca” de telenovela que se quedó en mi recuerdo es Katia Condos, a quien descubrí en “Cosas del amor” (aquí ya era yo un poco más mayorcita) interpretando a “Tina Castro Iglesias”.

La diferencia entre una y la otra es que la primera se vuelve loca cuando la encierran en un manicomio sin motivo, y la segunda termina loca de tanto odio, rencor y envidia que lleva dentro. Sin lugar a duda, son dos tipos de “locas” distintas y estoy convencida de que ambas podrían dar mucho juego sobre un escenario.

Y ahora os pondré un ejemplo que demostrará, en la medida de lo posible, mis ansias de meterme en la piel de personajes como estos: Cuando estaba en el grupo de teatro de la universidad, algunos días nuestro director de teatro nos mandaba hacer algún ejercicio de “improvisación” para “calentar”.

Reconozco que esos ejercicios no me gustaban demasiado porque, aunque soy (y era) consciente de que eran necesarios, yo es que… en fin, este es otro tema… voy al grano: a pesar de que con “la improvisación a conciencia” no lo pasaba yo muy bien, en una de las ocasiones el director nos dejó elegir un personaje (nadie en concreto) y yo elegí ser una “loca” (menos mal que estamos hablando en términos artísticos, jeje). Fueron pocos minutos, ya que los ejercicios no eran muy largos, pero yo recuerdo haber disfrutado mucho ese momento.

Dicho todo esto, os preguntaréis también qué hago yo viendo telenovelas ¿verdad? Pues bien, como diría una profesora mía de universidad y directora de televisión “La 2 es la cadena de televisión que nadie mira pero que todo el mundo dice que mira, mientras que las telenovelas las mira todo el mundo pero todos niegan hacerlo”. Así que yo no lo niego, soy muy “telenovelera” y… que conste que en “Teatro Orballo” no soy la única ¿cierto Presi y Vicepresi?

Como en todo, hay telenovelas muy buenas y otras que no sirven para nada, pero ya no por los actores, sino porque los guiones no tienen ni pies ni cabeza. El caso es que si los actores que trabajan en distintos medios dicen que no tiene nada que ver actuar para el teatro (hay que exagerar mucho; hacerlo todo grande) que para el cine o la tv (hay que hacerlo todo más pequeño), yo creo que las telenovelas son el género televisivo más parecido al teatro, pues a pesar de ser grabadas para un medio como la televisión, se exageran tanto las cosas, los gestos, las voces… y los personajes se llevan tan hasta el extremo que a día de hoy creo que cualquier telenovela podría llevarse a un escenario con telón incluido fácilmente.

Elena Gondar – Vocal Responsable de Comunicación